Varada B/T Ficus

El 27 de febrero de 2008, el B/T Ficus, un petrolero panamax de doble casco cargado con unas 25600 toneladas de productos, acabo su viaje varando en cayo Goulding, en la isla de New Provindence, (Bahamas) cuando procedía hacia Nassau.

Afortunadamente, el doble casco cumplió su misión y no hubo vertido a pesar de los daños al doble fondo. El barco fue sacado una semana más tarde por los holandeses de SMIT Salvage tras aligerar su carga y marcho a astillero a reparar.

El informe de la comisión de investigación de la Isla de Man, donde estaba matriculado el petrolero, es claro: fallo humano. El oficial de guardia cambio de rumbo demasiado pronto y no fue capaz de estar al tanto de la evolución de la maniobra.

Aunque el tiempo no acompañaba del todo, viento sur fuerza 7 con mar gruesa, aparentemente era un cambio de rumbo sin gran complicación, el barco era bueno, bien equipado, contaba con timonel y los tiempos de descanso eran correctos.

Viendo la captura del radar, no hace falta ser un lince para ver que no estamos claros y que vamos andar justitos, eso sin contar con el más que posible abatimiento del viento.

Captura Radar

Pero en los 4 minutos que pasan desde el fin del cambio de rumbo a la varada, nuestro oficial de guardia, tenía más cosas en la cabeza y olvidaba una variación en el plan de viaje que le quitaba resguardo frente a viajes anteriores.

El viejo, que dijo iba a estar para cambiar el rumbo y pasar rozando el larguero, todavía no había subido, (liado en su camarote con los papeles pare entregar en puerto). El oficial tratando de contactar con el práctico o el VTS portuario a falta de respuesta del anterior, mientras vigilaba maniobra, el trafico local y dirigía al contramaestre para preparar la escala de embarque.

BT Ficus vardo

Una de las recomendaciones del informe es reducir el papepeleo innecesario, impensable para cualquier adicto al ISM, pero la compañia era nada menos que la Shell, el barco un petrolero con claros y lo del medio ambiente importa por aquello del qué dirán, así que decidieron estudiar el tema.

Después de sopesarlo y pasar el primer chaparrón, la petrolera anglo-holandesa ha decidido no emplear oficiales adicionales en toda su flota para ayudar a hacer frente a la burocracia a bordo, lo haran selectivamente según la ruta.

Tras el accidente, la creciente carga de trabajo había sido reconocida por la petrolera, incluso había iniciado una prueba piloto para aumentar la plantilla reclutando a 50 oficiales radio para labores administrativas.

Estos radios iban enrolados como terceros oficiales o cuartos maquinistas y su misión era proporcionar apoyo administrativo a la gestión del barco, con funciones tales como certificados, registros, trámites pre-puerto, sabana de horas y nominas.

Esta entrada fue publicada en Investigación Accidentes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *