Cinco pitadas cortas

Excepto por no maniobrar, lo demás de libro, cinco pitadas cortas y atrás toda como maniobra de última hora, habría que ver la reglamentación local o si el ferry estaba en un canal angosto, pero el yate venía por estribor claramente. La zona esa de islas y estrechos del Punget Sound / San Juan de Fuca (BC/Seatle) tiene mucho tráfico de recreo, pesca y comercial pero excepto por los avisos de los “trenes de troncos”, no recuerdo preferencias especiales a los ferrys.

Esta entrada fue publicada en Accidentes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pregunta Anti-Spam y robots: