Cosas de la pendiente

Me ha llamado la atención la multa que ha puesto la Agencia de Protección Ambiental de los EEUUU (EPA) a un varadero en Maine por contaminar con los restos del chorreo. La EPA alegó que el astillero, sin autorización, descargada aguas residuales procedentes de sus operaciones de limpieza de barcos a la bahía de Penobscot, las cuales podían contener, entre otras cosas, sedimentos (como roca, arena y suciedad), metales y residuos industriales asociados, todo lo cual puede afectar la calidad del agua y dañar el medio ambiente marino.

La cuantía es lo de menos, (41000 US) la gracia es que en la nota de prensa indican que las instalaciones industriales, tales como varaderos y puertos deportivos, tienen que tener medidas para evitar que las aguas residuales puedan contaminar las aguas cercanas contemplando las descargas ocasionados por las pluviales de tormentas o aguaceros.

Desconozco si hay una normativa al respecto, y ya no recuerdo como lo tenían en EEUU, pero una de las cosas que he observado en los diseños de la superficies y muelles, tanto de marinas, varaderos, o grandes puertos es que la gran mayoría tiene una pequeña caída hacia el mar, incluso algunos de hidrocarburos o químicos, supongo que para no encharcar la superficie de descarga, aunque en algunos esta tendencia se autocorrige con el tiempo y el peso de los materiales descargados para acabar formando lagunas al hundirse la explanada.

Esta entrada fue publicada en Medio Ambiente y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a Cosas de la pendiente

  1. dura nortada dijo:

    pues a mí me parece correcta la sanción y, si aquí no hay normativa al respecto, va siendo hora de que se tomen medidas.
    en relación con el coste de construcción de una instalación portuaria, la ejecución de una canaleta de desagüe es el chocolate del loro pero permite recoger para decantar, retirar y/o tratar, todo tipo de contaminantes que, accidentalmente o porque ancha es Castilla, se vierten en explanadas y rampas

  2. Jose Antonio dijo:

    En un puerto de la zona del Estrecho, las arquetas de hacer bunkers estaban comunicadas con la mar por un agujero en el costado del muelle a una cierta altura que, a bajamar, quedaba por encima del nivel del agua; subía la marea y el nivel del líquido (agua y restos de combustibles varios) en el interior de la arqueta también subía; hasta aquí sin problemas.
    Pero cuando iba bajando la marea y la superficie del líquido de la arqueta llegaba a la altura de la comunicación con la mar, aparecía el equivalente a un sentinazo.
    ¿Qué ocurría? Pues que el puerto hecho una porquería.
    Como anécdota el buque del agua, que hacia casi dos viajes diarios a Algeciras (con lo que «emergía» dos veces diarias al descargar el agua) pidió presupuesto para varar en Gibraltar. Primera condición sine qua non de los gibraltareños : Antes de entrar en nuestro dique seco hay que limpiar el casco. Se supone que vas a dique a, entre otras cosas, limpiar / pintar casco. Pues nada, o se limpiaba de grasas el casco o no recibían el barco. Y hubo que limpiar con Vecom y cia. Y, por supuesto, pringar el puerto un poco más.

Responder a dura nortada Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *