AP Moller – Maersk

El gigante se divide en dos; transporte y logística por una parte y la división de energía por otra, la parte de transporte se queda con lo que es Maersk Line, las terminales portuarias APM Terminals, Damco, Svitzer y Maersk Container Industry mientras que la división de energía pasa a estar compuesta por Maersk Tankers, Maersk Oil, Maersk Drilling y Maersk Supply Service.

Los dos grupos en los que se dividen están en horas bajas, el de los contenedores por el exceso de oferta y los megabarcos que ellos mismos trajeron para reventar el mercado (sin esperarse la burbuja de nuestro ladrillo), aunque la quiebra de Hanjin ha animado el mercado de fletes todavía hay sobreoferta de ellos, por otro lado, el negocio del petroleo está en horas bajas, ni el impuesto al Sol ha hecho repuntar los precios aunque cuando los de la chilaba se pongan de acuerdo volverá a subir.

El fundador paso a mejor vida y ahora los consejos de administración están en manos de agresivos directores, esperemos que no acaben como los de Bergesen o lo que es peor como los coreanos de Hanjin.

Esta entrada fue publicada en Comercio y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pregunta Anti-Spam y robots: