Marigold, incendio en la máquina

Extenso informe del ATSB australiano de su investigación sobre el incendio en la sala de máquinas del granelero Marigold en Port Hedland el 13 de julio de 2014.

Estaban atracados en la parte del la isla, y allí te mueres de asco, por tanto, el acceso era vía escala real por la parte de mar, hace tiempo inevitablemente te visitaba un inspector del puerto, antiguo jefe de máquinas, que ponía el barco patas arriba, empezando por los cracks, las juntas de goma de estanqueidad, los cierres de bodegas y el ejercicio de abandono o la presión que había que levantar con la bomba contra-incendios, pero se ha debido de jubilar y ahora allí también cuecen habas.

La investigación indica que el fuego comenzó en el auxiliar nº1 cuando uno de los manguitos que le suministraba combustible se soltó y roció su superficie caliente con este. Afortunadamente no hubo victimas y el barco acabo volviendo en lastre y a remolque. Los coreanos eran un poco Pancho Villa, al sonar la alarma de incendios usaron el ascensor para salir de la máquina, uno se perdió, no consiguieron sellar la máquina, tenían puertas contraincendios atadas con cabos y el disparo del gas halón para inundar la maquina fue parcial.

El puerto por su parte otro desastre, malos entendidos entre los organismos participantes, desconocimiento de funciones en la etapa inicial y durante la respuesta, errores en el traspaso del control del incidente, en fin, poca practica o pocos incidentes, destacar el fulano que tenia que venir desde Karratha (a 245 Km), la llegada del grupo especial de bomberos desde Perth (a 1650 Km) o la labor de los prácticos que además de coordinar y apoyar acabaron entrando en la máquina con ERAS para inspeccionar y asesorar.

Como curiosidad, ese cargadero todavía usa cabos y alambres, (->¡Mira Mama! ¡Ahora sin amarradores!) así que, sin generadores y con unas mareas curiosas, se lo debieron pasar en grande tirando de estachas.

Marigold

Esta entrada fue publicada en Investigación Accidentes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *