Náufragos

Esto de recoger náufragos cada día se está poniendo más negro. Tras superarse la época en que la mayoría de los náufragos eran personas con oficio y beneficio, bien marinos, pescadores o pasajeros, que una vez rescatados volvían a su país para continuar con sus labores. El fenomeno de las pateras y los barcos patera ha disparado el número de náufragos inmigrantes que nadie quiere aceptar en casa ya que, entre otras cosas, generan costes al estado que los recepciona.

Obviamente, el Salvamento de náufragos es una obligación y su omisión es delito, tanto para el Capitán del barco como para el estado que tiene asumidas esas competencias y obligaciones, dentro de este marco legal, los cachondos Australianos han establecido una serie de directrices para aceptar a los naufragos, y asi de paso pueden dejar la pelota en el alero del Capitán o del armador. Guidelines for Commercial Shipping Rescuing Persons at Sea In or Adjacent to the Australian Search and Rescue Region La nota no tiene desperdicio, tanto su acertado resumen del funcionamiento del SAR como su idea de desembarazarse del problema.

Y supongo que todo esto viene a raiz del caso del containero noruego TAMPA, donde su Capitán «Arne Rinnan» con una envidiable cultura marítima y el apoyo de su tripulación y armador «Wilhem Wilhemsen Lines«, tras salvar a 369 hombres, 26 mujeres y 43 niños en dos horas, se encontró que los Australianos no los querían aceptar, conviertiéndose su barco en un campo de refugiados flotante durante una buena temporada.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *