Queen of the North

La investigación se va decantando sobre un fallo humano, se puede decir que casi todos los accidentes lo son, bien por fallo de manipulación, diseño, o revisión adecuada, en este caso se apunta a la guardia del puente.

Aquel robot, que enviaron al pecio, recuperó el disco duro de las cartas electrónicas, en ellas, se observa que en los últimos minutos no hubo ni cambio de rumbo, ni reducción de velocidad, así, tras sobrepasar en 4 millas el waypoint acabó embarrancando a 17,5 nudos.

Para dar más morbo al asunto, los dos que estaban de guardia en el puente aquel día, el piloto y la timonel, habían sido pareja, lo que no es suficiente motivo para explicar el accidente.

En la parte positiva está la preparación de la tripulación para llevar a cabo un correcto abandono del barco, aunque hubo dos desaparecidos.

La investigación de la naviera saca varias recomendaciones, e igual de interesante es el relato de los hechos. Quedamos a la espera del NTSB.

Esta entrada fue publicada en Accidentes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *