La estiba

Lo que no consiguió Loyola en Europa, con un poco de suerte puede que se consiga ahora a nivel nacional. Según publica Tylog, la nueva ley deja de considerar la estiba como servicio público y los estibadores “pierden la exclusividad en la prestación de estos servicios”. Las empresas pueden contratar personal libremente, cumpliendo unos mínimos de formación y cualificación, pero no están obligadas a contratar estibadores como hasta ahora. Esperemos que se llegue a buen puerto y se liberalice un sector donde sigue habiendo muchos abusos.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *