CARTAGENA

Moderador: Sebastian Cabot

Responder
Sebastian Cabot
Jefe
Jefe
Mensajes: 2127
Registrado: Mié 07 Nov 2007 12:46
Titulación: Jefe de la MM

CARTAGENA

Mensaje por Sebastian Cabot » Jue 21 Feb 2019 17:17

Vamos con la segunda parte de la historia de los submarinos alemanes en la Salitrona:
Después de las dos detenciones de los alemanes Enrique Wood y Guillermo Kellen Ducker, vino una tercera, que provocó gran sorpresa en la localidad minera de La Unión. El señor Wilhmer «Guillermo» Gross, una persona afincada en la zona hacía varios años, fue detenido como sospechoso de tener conexión con Enrique Wood y Guillermo Kellen. Tenía un bar y una casa de préstamos en La Unión. En su bar trabajaba como cocinero un tal Luís Guerrero, también vecino de La Unión, que como veremos más adelante revelaremos qué papel tuvo en todo este tramado.

Se sabía en la zona que Guillermo Gross conducía una motocicleta con un motor 10 H.P., siendo apodado «el alemán de la motocicleta», yendo de La Unión a Cabos de Palos, Puerto de Mazarrón, Cartagena, Escombreras, la Azohía, Cabo Tiñoso, etc., recorriendo toda la costa.

Como hombre de confianza y amigo de Guillermo Gross, era un tal Adolfo Ballester, otro vecino de La Unión, que al preguntar a sus vecinos quién era este personaje, respondían:

- “Es... ¡Un golfo! Una persona sin oficio alguno, viviendo siempre a salto de mata. Desde que los submarinos aparecieron comenzó a gastar mucho dinero y durante varios días se encontraba ausente de La Unión.”

Guillermo Gross, Luís Guerrero y Adolfo Ballester se conocían entre sí. La organización comenzó sus operaciones cuatro meses antes, por el mes de noviembre de 1916, cuando Luís Guerrero le propuso a su amigo de hacía tiempo, el botero Julio Selvia Peña, ir con un bote a unas tres millas de distancia. Como el bote de Julio era pequeño para este menester, se fueron a ver a un tal Fernando Meca, quien era dueño de tres o cuatro embarcaciones más grandes. Julio y Luís llegaron al «Café de la Marina», donde se encontraba Fernando y su hijo, éste último era el dueño del café. De manera reservada hablaron Luís, Fernando y su hijo. Se le escuchó decir al dueño del café, que podían entenderse con un tal Diego Ruiz, el patrón del laúd “San Pedro”. En esto, Julio Selvia dijo que conocía dónde vivía Diego Ruiz en el barrio de los pescadores, y así es como Julio se presentó en la casa de Diego Ruíz.

Después de conversar Fernando Meca con Diego Ruíz, éste último se marchó con Luís Guerrero. Se encontraron en el muelle con Julio Selvia, llegando al siguiente acuerdo para contratar el laúd “San Pedro” por 500 pesetas repartidas de la siguiente manera:

» 200 pesetas para Fernando Meca (propietario embarcación)
» 100 “ “ “ Diego Ruíz (patrón)
» 50 “ “ “ Julio Selvia (botero)
» 50 “ “ “ Bartolomé Carmona (tripulante)
» 50 “ “ “ Lorenzo Vizcaíno (tripulante)
» 50 “ “ “ Luís Guerrero

A eso de las nueve de la noche zarpó del puerto de Cartagena el laúd “San Pedro”, llevando a bordo como pasajeros a dos caballeros que podían ser alemanes.

Como decíamos anteriormente, el laúd “San Pedro” zarpó a las nueve de la noche del puerto de Cartagena, allá por el mes de noviembre de 1916, llevaba a bordo como pasajeros a dos caballeros alemanes. Cuando ya se había rebasado el islote de Escombreras, abarloó al “San Pedro” un pequeño bote, pintado de blanco, del cual subió a bordo un individuo alemán. Continuaron el viaje y cuando se encontraban a tres millas de distancia, apareció un submarino, en el cual embarcaron dos de aquellos caballeros, el otro regresó a Cartagena, no volviéndosele a ver.
A principios de febrero de 1917, días antes del suceso en Cala Salitrona, Adolfo Ballester se presentó en casa de Diego diciéndole:
- ¡Vente conmigo que voy a sacarte de penas y miserias!
Adolfo y Diego se marcharon a una taberna del puente de Santa Lucía. Al poco de estar tomando unas copas llegaron dos alemanes, Guillermo Kellen y Guillermo Kross. Ya los cuatro reunidos se fueron a la pastelería Murciana en La Unión. Después de beber bastante le ofrecieron a Diego Ruíz varias miles de pesetas, para él solo, para ir a la cueva de las Ratas y recoger a un hombre que allí se encontraba y quitar las boyas que éste le indicara. Pero Diego se negó rotundamente pretextando que por el peso que le habían dicho que aquellas tenían, no podría sacarlas. Los alemanes le acusaron de ser poco valeroso y no servir para nada.
¿Pero esta acción le valió a Diego Ruíz ser visto para España y los españoles como un patriota el no servir al Káiser ni por miles de pesetas como le ofrecieron? Aunque no estuviera contemplado el delito de llevar alemanes de un muelle a un submarino, la cierta colaboración con un bando que estaba en guerra podría provocar que España pudiera entrar en el conflicto. Hay que recordar que España ya estaba con el conflicto en Marruecos, entrar en la Primera Guerra Mundial desbarataría los planes para Marruecos.
El desentramado de la red que proporcionaba una logística para submarinos alemanes en nuestras costas terminó con la detención de siete personas:
ALEMANES
» Harry Wood.
» Guillermo Kellen Ducker.
» Wilhem Guillermo Gros.
» Nicolas Meyer, cónsul interino de Alemania en Cartagena.
ESPAÑOLES
» Adolfo Ballester.
» Luís Guerrero.
» Diego Ruíz.
España estaba siendo usada como base de submarinos, ¡Españoles al servicio del Káiser! Un tremendo escándalo internacional.
Los submarinos alemanes encontraban una zona segura en las costas murcianas para tener una base clandestina y así repostar submarinos, entablar comunicaciones con compatriotas en tierra... Y todo ello con el aparente beneplácito de España. Cuando los tripulantes de los submarinos arribaban a la ciudad de Cartagena se les podía ver pasear libremente por las calles.
Después de este acontecimiento, se cuidó mucho de llevar la instrucción del caso con mucho sigilo, incluso el Ministerio de Marina solicitó no hacer uso de esta noticia para llenar portadas. Algunos periódicos como El Eco de Cartagena siguió este consejo, con apenas alguna referencia a lo sucedido, lanzando acusaciones al diario La Tierra de promover una posible ruptura de neutralidad de España en el conflicto europeo, por publicar demasiados detalles de los espías alemanes en Cartagena.
Este suceso quedó enterrado en el olvido y ya no se volvió a escuchar. Excepcionalmente, se hizo alguna referencia mencionando “los sucesos de Bolete”, pero sin entrar en más detalles.
El 19 de junio de 1918 los cuatro alemanes fueron puestos en libertad provisional, después de pagar cada uno, una fianza de 5.000 pesetas.
Pero antes de terminar esta historia, hubo un quinto alemán que fue detenido. Su historia se la contaremos en otro capítulo.
Seguirá
saludos
cabot

Sebastian Cabot
Jefe
Jefe
Mensajes: 2127
Registrado: Mié 07 Nov 2007 12:46
Titulación: Jefe de la MM

CARTAGENA IGM

Mensaje por Sebastian Cabot » Vie 22 Feb 2019 17:00

Esquema de la época de la trama:
SALITRONA base sub cartel.jpg
EL QUINTO ALEMÁN. EL SUCESO DE GUARDAMAR DEL SEGURA.
Habíamos dejado nuestra historia de lo acontecido en la cala Salitrona, hecho conocido como «los sucesos de Bolete», con la detención de siete personas, cuatro súbditos alemanes y tres españoles. Pero antes de terminar nuestra historia, hubo un quinto súbdito alemán detenido. En esta ocasión los hechos no ocurrieron en las costas Murcianas.
El día 9 de abril de 1918, 14 meses después de cumplirse lo sucedido en Bolete, llegó al puerto de Cartagena procedente del puerto de Alicante, el "Torpedero núm. 13". A bordo traía un hombre joven alemán, que haría compañía a nuestros cuatro espías, que ya se encontraban detenidos en el buque "Isabel II", en el Arsenal de Cartagena. Fue internado en principio en el cañonero "Bonifaz", para estar incomunicado del resto de sus compatriotas, pero al tener que zapar el cañonero "Bonifaz", pasó al buque "Isabel II".
Este caballero alemán se llamaba Adolfo Guillermo Claus de Meursteil, de 21 años, oficial de la Marina alemana, condecorado con la Cruz de Hierro, nacido en España, era hijo del cónsul honorario de Alemania en Huelva, el Sr. Ludwig Claus.
Adolfo había llegado a aguas de Alicante a bordo de un submarino procedente de Alemania. El sábado por la noche del día 4 de abril de 1918, apareció un submarino de la Marina alemana frente a la playa del Pinet, entre Guardamar del Segura y Santa Pola. Adolfo desembarcó del submarino y se subió a un bote pegable de lona, con él llevaba una caja de madera (40 cm largo x 35 cm ancho x 40 cm alto), la cual pesaba entre 8-11 kilos, atornillada con 70 tornillos y forrada de zinc, y a su vez con un forro de tela impermeable (la descripción de la caja era parecida a las encontradas en Bolete). Dentro del bote se encontró cierta cantidad de pan llamado "de guerra", que se conservaba durante unos sesenta días y que estaba fabricado sobre la base de harina de patata y avena.
Al llegar a la orilla de la playa esperó al contacto que estaría esperándole en tierra, pero apareció una pareja del Cuerpo de Carabineros que se encontraban de servicio en el lugar. No esta muy claro qué pasó a continuación, la prensa de la época contó que Adolfo al ver a la pareja de carabineros, intentó esconder la caja en la arena. Al verse sorprendido y no darle tiempo a esconder la caja, Adolfo esgrimió un arma de fuego, «Browning», pero al ver que estaba en inferioridad, trató de convencer a la pareja con dádivas, ofreciéndoles dinero. Pero la pareja de carabineros, incorruptibles, no se dejaron engatusar y después de desarmar a Adolfo, procedieron a su detención.
Al parecer, El Pinet no era el punto de reunión, según testigos, habían visto a dos alemanes acompañados de una tercera persona, seguramente español, cerca del Cabo de la Huerta.
El interrogatorio fue confuso, Adolfo manifestó en principio a los carabineros que era un náufrago italiano, que se llamaba Merino y pedía que lo dejaran en libertad. Después dijo que cansado de la vida en un submarino, había huido del submarino, que quería dirigirse a Huelva a ver su familia. Pero nada de esto convenció a las autoridades, y estaba claro que había llegado a España para entregar la caja. Por la indumentaria que llevaba, vestía poca ropa, se dedujo que tenía intención de volver al sumergible.
CALA SALITRONA.jpg
Sobre la caja, cuando fue preguntado qué contenía en su interior, Adolfo respondió que medicinas. En esta ocasión, a diferencia de los sucedido en Bolete, la prensa fue muy detallista, o más bien, las autoridades dejaron que el público conociera lo que la caja contenía.
Adolfo fue obligado a abrir la caja. En su interior se encontró:
» Un radiotelégrafo sin hilos, según decía Adolfo de su invención.
» Varias sustancias químicas para la fabricación de explosivos.
» Un paquete de algodón de pólvora.
» Tubos de cristal graduados, de los que se usan en laboratorios.
» Pilas eléctricas.
» Alambres.
» Espoletas.
» Latas de sardinas, con doble fondo, en las cuales iban doblados cuidadosamente, unos pequeños pañuelos que las autoridades creían que estaban químicamente preparados con un texto secreto y cuya revelación del texto se tenía que hacer mediante un baño o revelado especial. Cuando fue preguntado por la existencia de estos pañuelos, Adolfo contestó que eran para engañar a los Portugueses. La prensa, irónicamente, relataba esta declaración, aludiendo que "había desembarcado en la playa de El Pinet, provincia Alicante, al lado de Portugual".
» Correspondencia dirigida al embajador de Alemania, a varios americanos, ingleses, franceses e italianos, que residían en distintas partes de España.
Fue trasladado en primer lugar de Guardamar del Segura a Santa Pola, y de allí a Alicante. Durante el trayecto Adolfo le preguntó al cochero:
- ¿Qué precio tiene una motocicleta en España?
- Unas 1.000 pesestas -. Respondió el cochero.
Adolfo comenzó a reír y dijo:
- Usted, amigo, sabrá mucho de caballos. De lo que le pregunto no entiende usted una palabra.
Pero sobre todo, de la conversación se destaca, ya pasado el tiempo, que casi predice el final de la guerra, manifestó que para el mes de octubre terminaría la guerra y que el vencedor sería Alemania*. Casi acierta.
Una vez detenido en el Arsenal de Cartagena, amenazó que si el día 17 de abril no se presentaba su padre, haría todo lo posible por huir. Al no dar confianza, fue aumentada la vigilancia sobre Adolfo.

El día 21 de junio de 1918 fue puesto en libertad provisional, después de pagar 5.000 pesetas de fianza.
A finales de 1918 fue denunciado administrativamente por defraudación de derechos arancelarios, por la caja intervenida, y de todos los objetos que hemos descrito, así como el bote de lona, por tratar de introducirlos en España sin haber abonado los correspondientes derechos de aduana.
Y aquí termina nuestra historia de espías en nuestras costas. La suerte de que la guerra terminara en noviembre de 1918, mantuvo la neutralidad de España hasta el final de la contienda.
Fuentes:
El Liberal año XVI núm. 5.699 de 09-IV-1918*.
Ed. Diario de Alicante año XII núm. 3.265 de 09-IV-1918.
Ed. Diario de Alicante año XII núm. 3.266 de 10-IV-1918.
©Biblioteca Virtual de Prensa Histórica
Ed. La Correspondencia de España año LXIX núm. 21.975 de 13-IV-1918.
Ed. El Liberal año XL núm. 14.030 de 17-IV-1918.
Ed. La Época año LXX núm. 24.249 de 19-IV-1918.
Ed. La Época año LXX núm. 24.313 de 22-VI-1918.
Ed. El Sol año II núm. 202 de 22-VI-1918.
Ed. La Mañana año X núm. 3.289 de 27-XII-1918.
©Biblioteca Nacional de España
Archivo municipal de Cartagena.
saludos
cabot

Avatar de Usuario
Benito Sacaluga
Capitan
Capitan
Mensajes: 3140
Registrado: Mar 13 Abr 2010 10:24
Titulación: Otros
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: CARTAGENA

Mensaje por Benito Sacaluga » Lun 25 Feb 2019 20:18

Después de la curiosa y amena historia contada por Cabot, bien me parece referirme a algo que a buen seguro alguno de sus protagonistas disfrutó, al igual que todos los marinos de los barcos que desde hace tanto vienen recalando en el puerto de Cartagena, al mismo tiempo que aprovecho para la divulgación de los usos y costumbres de esa querida ciudad.

Lo acabo de ver en la tele. Me refiero a los "Exploradores de Cartagena". Una especie de empanadilla rellena de carne y foie, rebozada en azúcar glass. Yo aún no los he probado pero según aseguran es un bocado exquisito.

En este enlace podéis saber algo más, además de la receta, imprescindible ésta para los que estamos lejos de Cartagena y queremos probar los "Exploradores": http://www.apetece.com/exploradores-de-cartagena/


EXPLORADORES DE CARTAGENA.jpg
"En la oscuridad, el jinete experto suelta las riendas y confía en su montura"

Avatar de Usuario
jomaq
Agregado
Agregado
Mensajes: 29
Registrado: Dom 10 Feb 2019 9:03
Titulación: Mecánico

Re: CARTAGENA

Mensaje por jomaq » Sab 02 Mar 2019 19:21

Sebastian Cabot escribió:
Mar 02 Oct 2018 15:58
Años 60 con el carenero de Galeras terminado, desconozco la identidad del mercante, el primer destructor de la fila es el "tiesto" del OQUENDO .
CARTAGO GALERAS.jpg
saludos
cabot
buenas sr. cabot, estoy leyendo este hilo y disfrutando mucho con su magnifico relato de los hechos, de esta mi ciudad,
solo le quiero hacer una pequeña observacion, el carenero se empezo a connstruir a finales del 1976, y se inauguro el 25 de abril de 1977, yo que habia dejado los barcos y habia quedado en tierra, trabajaba en una empresa de reparaciones navales, y sub.contratada por Iziar, como electricista y fui nombrado encargado de un equipo que haciamos el mantenimiento electrico de esas obras, . pues alli mismo se monto una planta para hacer hormigon y no traerlo en camiones desde una planta que quedaba bastante lejos, bien el primer buque que entro a reparar,fue un buque italiano, estuvimos todos los que habiamos estado en la contruccion viendo como se subia el barco y transportarlo por
las vias en cuanto al buque que se ve ya en las vias, por la linea blanca que se aprecia por su banda de estribor, podria ser el San Jordi, un quimiquero que regentaba Maritima del Norte, y tenia la peculiaridad de tener una pasarela que iba de popa a proa, en vez de por el centro la llevaba por esstribor de la cubierta, pero es una suposicion mia ya que no veo bien y no distingo la foto, otro compañero dice que puede ser un Delfin, no lo pongo en duda, yo despues de esa obra volvi otra vez a la mar en los Sierras de Maritima del Norte, hasta que me retiraron por enfermedad
un saludo muy afectuoso

Sebastian Cabot
Jefe
Jefe
Mensajes: 2127
Registrado: Mié 07 Nov 2007 12:46
Titulación: Jefe de la MM

CARTAGENA

Mensaje por Sebastian Cabot » Mié 13 Mar 2019 8:45

Hace tiempo que estaba detrás de poner en el foro los aires que se respiraban en Cartagena durante la corta vida de la II Republica, Cartagena siempre ha estado unida para bien y/o para mal a las Fuerzas Armadas, ellas han marcado el ritmo y la forma de vida en la plaza, he tirado de la descripción del ambiente descrito por Domínguez Benavides, vamos con la Armada, en la época copada por la familia Cervera:

Juan y Pascual Cervera (padre e hijo).
En todos los tiempos han existido en la Marina informes reservados. La República puso en las manos de Cervera un fichero que éste aprovechó para deshonrar a sus enemigos políticos y persuadir a los vacilantes de que debían prestarle vasallaje. Agentes de “Patente”, a las órdenes de su hijo Pascualito, perseguían a las mujeres de los marinos republicanos en los cines y en sus domicilios y acechaban una posible debilidad natural o provocada, para comprometerlas y atraerlas a su causa. En ese aspecto, los frailes-marineros eran particularmente peligrosos en las fiestas religiosas de primera noche.
Juan Cervera se había encaramado a la jefatura de la Base de Cartagena, el puesto más importante de la Marina en el orden del poder y de la fuerza y en el aspecto económico. ¡Aquella Mancomunidad de los canales del Taivilla que él presidía era una bendición del cielo! No se le escapaba a “Patente” una peseta de los innumerables gajes que su empleo le deparaba. Eso sí, dentro de la ley y ofreciendo una resistencia siempre victoriosa a pagar los impuestos municipales a que estaba obligado como cada quisque.
Para zorrear especies sonantes y para la empresa más ardua de vencer a la República, se valía especialmente de su hijo. El muchacho había crecido y era padre de numerosa prole. Estaban lejanos los días en que sus familiares pretendieron hacer de él un héroe. La ocasión a empeño tan ambicioso la proporcionaron las operaciones en Mar Chica, al iniciarse la reconquista de las posiciones perdidas a causa del derrumbamiento de la Comandancia de Melilla: Pascualito en la lucha al mando de una de las seis lanchas “M” adquiridas por el Gobierno para hostilizar los poblados y las harcas. Pues bien, de una de estas lanchas, la Prensa de derechas extrajo un día un héroe: el engendro de D. Juan. Previamente, un periódico ilustrado nos presentó la vida del finado Almirante –D. Pascual- en su casa de Puerto Real, rodeada de sus hijos, nietos y biznietos, en número de espanto, y nos previno que todos y cada uno de ellos se disponían a emular las glorias del “ilustre vástago”. El precepto Pascualina “la marina para los Cervera y para Dios” empezaba a cumplirse. Un día las plantillas de Marina serían un rosario de Cerveras.
El medroso almirante triunfaba en su carne deseosa de revancha. Sus descendientes reaccionaban con ansiedad en busca de un héroe que borrara de la memoria española la impresión de que la cobardía iba ligada al recuerdo de D. Pascual. El héroe de la Mar Chica no convenció ni a sus compañeros del Cuerpo General, como tampoco años antes los había convencido el “héroe de Santiago de Cuba”; pero el espíritu de cuerpo, la influencia cerveril y la comodidad dieron cabida a la farsa. De la misma manera se haría de D. Juan Cervera el hombre más representativo de la Marina de la República. D. Juan nombró secretario suyo al famoso héroe por dos razones: la absoluta confianza que le ofrecía su hijo para su recochineo antirrepublicano y porque la fama de imbécil que aureolaba a Pascualito lo cubría a las mil maravillas cada vez que hacía una barbaridad. Durante mucho tiempo, D. Juan se había hecho el tonto; ahora podría acusar a su hijo de las faltas propias que la fatalidad dejaba el descubierto. La táctica dio buenos resultados. Pascualito metía las narices en todas las ollas.
Se justificaba con su numerosa descendencia para hacer acto de presencia allí donde surgía un negocio, y el ser hijo del Jefe, le aseguraba el mayor bien de que disfrutaron siempre los Cervera: la impunidad. ¡Con qué candor decía: Me estoy haciendo un chalet en el Ensanche que vale veinte mil duros; a mí me cuesta ocho mil! Los planos y la construcción era obra de un delineante del ramo de Ingenieros, Paula Oliver, que adquiría los materiales, propiedad del Estado a precios inverosímiles. Eso en lo económico.
En cuanto a lo político, como secretario de su padre, Pascualito recibía todos los días a los jefes de Policía y de la Guardia Civil. Con esas ayudas el poder de Cervera no tenía precedentes en Cartagena. El Cuerpo General que sólo había ejercido su autoridad sobre la Marina, por la sinrazón del azar vino a ejercerla también sobre el pueblo. La majadería anticomunista hacía desvariar a la República, que se entregaba tontamente a sus enemigos. Un policía fascista y un guardia civil de substancia córnea permitían a Pascualito introducirse en la vida privada de las personas que no eran del agrado de D. Juan, sin reparar en el decoro de las familias.
Primero se indagaba; luego se llenaba la ficha del interesado sin que éste lo presumiera y por último se empleaba la ficha para la coacción o el golpe fulminante contra el perseguido, que se encontraba sin posibilidad de defensa. Cuando convenía
anular a una persona se la anulaba sin miramientos y cuando convenía atraérsela, se intentaba y muchas veces se conseguía.
Los servidores que realizaban esos trabajos eran hampones, golfos, invertidos, las señoras del Comité de señoras y los mandos de los Cuerpos patentados, sobre todo aquellos que habían hecho del “Molinete” el campo de su abyección. De confidentes actuaban los señoritos flamencos y los marinos jaraneros que, por las noches, andaban a brazo partido con los serenos. La Iglesia de Santa María la Vieja, en Cartagena, cobijaba a la caída de la tarde a los conspiradores de púlpito y confesionario, presididos por D. Juan Cervera, con cuyo apoyo un día los legos y los sacristanes en edad de prestar el servicio militar invadieron la Marina de guerra en calidad de marineros y de espías sin que nadie lo advirtiese.
A fines del año 33, se celebraron en Capitanía general reuniones para los adeptos. Los más discretos se lamentaron: “Esos exaltados nos llevan a la ruina”. Se trataba de los arrastrados a la fuerza, a los que la República jamás pensó proteger. La cautela cedió paso a la temeridad. Juan Cervera no disimulaba. Con su presenciaestimulaba a los tibios y con sus informes reservados aplastaba a los republicanos y decidía a los indecisos. Si Madrid preguntaba “¿Por qué se persigue a ese marino?”
Cartagena contestaba: “Es un comunista de lo peor”. Eso bastaba para que Madrid se callara e invitase su silencio a persistir en la persecución. No había fiesta religiosa, banquete oficial, manifestaciones, declaraciones o lo que fuera que Cervera no favoreciese con su antirrepublicanismo.
Por esa época ocupó el escenario del Teatro Principal la fetidez literaria de García Sanchiz. El teatro se llenó con lo mejor de lo bueno del Ejército, de la Marina, de la Banca, de la Industria, del Comercio… las antiguas y lastimadas “fuerzas vivas”.
La charla del charlista versó sobre un viaje a Tierra Santa. La familia Cervera
ocupaba una platea inmediata al escenario; a “Patente”, disimulado detrás de las cortinas del palco, se le adivinaba, no se le veía. El chacalillo charlador comenzó su charla. En un pasaje bíblico de altos vuelos en que un profeta mantenía porfía con los sacerdotes adoradores del becerro de oro y en que se apostaba por los contrincantes quién de ellos sería capaz de hacer llover fuego del cielo sobre la cabeza del adversario, el profeta cede la voz a los oradores del becerro, que en vano suplican la ayuda celeste, mientras él se acaricia la barba. Le ha llegado el turno a éste. La voz del chacalillo se recalienta. ¡El fuego divino consume a los mil y pico de sacerdotes paganos! El público escalofriado prorrumpe en alaridos, y de pronto D. Juan avanza el cuerpo sobre la platea rugiendo bravos. Hubo quien se preguntó si no hubiera sido preferible que el profeta hiciera caer el fuego un poco más lejos como medio de convencer a sus contrincantes. Eso representaba hablar a la inteligencia y el auditorio necesitaba pasión y venganza. D. Juan Cervera también. Pero había que perseguir al comunismo. Esa obsesión haría incurrir a los perseguidores en errores grotescos. La monomanía de Pascualito, conocida y comentada, le costó más de un disgusto. Por ejemplo: Había una monja hombruna y bigotuda que se presentaba en la Capitanía General una vez cada mes en demanda de limosna. Una cara anónima anunció a Pascualito que la próxima visita la haría un comunista disfrazado con el propósito de colocar una bomba en el despacho de Su Excelencia. Cuando la monja se presentó, la condujeron al Cuerpo de guardia y en presencia de Pascualito la desnudaron en busca del artefacto explosivo. Otra vez los carabineros dieron cuenta del hallazgo de una caja de bombas de mano en la playa de Algameca. Para Pascualito el hallazgo era la prueba de que el comunismo preparaba un desembarco en las inmediaciones de los polvorines, para apoderarse de ellos y destruir Cartagena. Aquella noche el héroe de Mar Chica visitó de incógnito los polvorines. Los centinelas lo recibieron a tiros. Al día siguiente, se supo que la caja era de bombas inutilizadas por el ramo de Artillería y arrojadas al mar como de costumbre.
Con estas aventurillas de un gracioso inefable, se desarrollaba la diaria labor de violación de secretos domésticos, de amenazas de escándalo y de captación de las personas honestas que, indefensas y acobardadas por un enemigo que no reparaba en la elección de medios, se entregaban a él o le daban su tácita colaboración. Es tan soez y hediondo lo que se relaciona con los preparativos de los traidores que no tiene antes.
Sería cosa de seguir cosechando infamias para volcarlas sobre sus autores si ellas no salpicasen a la República, aun cuando toda esa etapa de indignidad corresponde a la historia de colaboración de lerrouxismo con la C.E.D.A.
Seguirá
cabot

Sebastian Cabot
Jefe
Jefe
Mensajes: 2127
Registrado: Mié 07 Nov 2007 12:46
Titulación: Jefe de la MM

CARTAGENA

Mensaje por Sebastian Cabot » Sab 16 Mar 2019 8:19

Vamos con la segunda:
José López Pinto.
Colaborador de Cervera en Cartagena donde ejercía de Gobernador Militar, era amante de la propietaria de una casa de lenocinio de la calle de Jabonerías. Los artilleros que aspiraban a los favores del general, debían comenzar por ser clientes del negocio de su amante. López Pinto, como todos los jefes de la traición, era un inmoral. Utilizaba a los soldados de Artillería para construirse una casa con materiales del Estado, en una finca situada en Los Molinos. Y como tantos otros de sus compañeros, López Pinto apuntaba a los dos paños. Agonizante el “bienio negro” y próximo el triunfo de las izquierdas, se presentó a Azaña como amigo suyo. Esa amistad le sirvió para que Azaña le protegiese y lo enviase, al ser separado de su cargo de Comandante Militar de Cartagena, a Cádiz, en lugar de enviarlo a su casa sin mando como el Ministro de Marina, Giral, había enviado a Cervera.
Seguiremos.
Fuentes.- La Escuadra la mandan los cabos
Manuel D. Benavides
Buen finde
cabot

Sebastian Cabot
Jefe
Jefe
Mensajes: 2127
Registrado: Mié 07 Nov 2007 12:46
Titulación: Jefe de la MM

CARTAGENA

Mensaje por Sebastian Cabot » Lun 18 Mar 2019 16:49

UN DÍA COMO HOY... HACE 100 años
Hace 100 años se produjo la arribada al puerto de Cartagena del submarino alemán U-39 a causa de las importantes averías que le causó un avión de nacionalidad francesa. Aquí se refugió el pirata y por aquí padecimos la arrogancia de sus tripulantes enorgullecidos por la pleitesía que rediente quienes olvidaban que había hundido muchos buques españoles y matado a muchos compatriotas nuestros.
El distinguido oficial de la Marina de Guerra francesa, Mr. Boyer, se incautó ayer mañana a las once, en nombre de su Gobierno, de dicho submarino, que fue entregado por nuestras autoridades de Marina, pues la tripulación alemana había salido el día anterior para Alcalá de Henares, donde quedará internada.
U-39 Algameca.jpg
Por la tarde, a las tres, y procedente de Marsella, fondeó en este puerto el torpedero francés MASSUN, de 350 toneladas mandado por el teniente de navío Mr. Petit.
El MASSUN conduce a su bordo la dotación que ha de conducir al submarino al puerto de Tolón, para donde saldrá hoy.»
Fuente: archivo.cartagena.es/
saludos
cabot

Avatar de Usuario
jomaq
Agregado
Agregado
Mensajes: 29
Registrado: Dom 10 Feb 2019 9:03
Titulación: Mecánico

Re: CARTAGENA

Mensaje por jomaq » Lun 18 Mar 2019 17:51

Sebastian Cabot escribió:
Sab 16 Mar 2019 8:19
Vamos con la segunda:
José López Pinto.
Colaborador de Cervera en Cartagena donde ejercía de Gobernador Militar, era amante de la propietaria de una casa de lenocinio de la calle de Jabonerías. Los artilleros que aspiraban a los favores del general, debían comenzar por ser clientes del negocio de su amante. López Pinto, como todos los jefes de la traición, era un inmoral. Utilizaba a los soldados de Artillería para construirse una casa con materiales del Estado, en una finca situada en Los Molinos. Y como tantos otros de sus compañeros, López Pinto apuntaba a los dos paños. Agonizante el “bienio negro” y próximo el triunfo de las izquierdas, se presentó a Azaña como amigo suyo. Esa amistad le sirvió para que Azaña le protegiese y lo enviase, al ser separado de su cargo de Comandante Militar de Cartagena, a Cádiz, en lugar de enviarlo a su casa sin mando como el Ministro de Marina, Giral, había enviado a Cervera.
Seguiremos.
Fuentes.- La Escuadra la mandan los cabos
Manuel D. Benavides
Buen finde
cabot
buen articulo, sr. cabot
espero siga investigando, hay mucho por descubrir
gracias
hay mucha gente que no conoce Mar Chica, por si creen que se trata del Mar Menor, le envio dos fotos, " son identicos "
_images_marchica_marchica1.jpg
1507141012_001919_1507151976_noticia_grande.jpg
[atta
la de arriba es Mar Chica de Nador
la de abajo es Mar Menor Cartagena - San Javier

Avatar de Usuario
Benito Sacaluga
Capitan
Capitan
Mensajes: 3140
Registrado: Mar 13 Abr 2010 10:24
Titulación: Otros
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: CARTAGENA

Mensaje por Benito Sacaluga » Lun 18 Mar 2019 18:45

Ya lo creo que se equivocó Azaña:

El General de División de Artillería, José López Pinto, muerto súbitamente en 1942, mientras ostentaba el cargo de Capitán General de la VI Región Militar (Burgos), estaba considerado como uno de los adalides y promotores de la sublevación militar del 18 de julio, siendo Gobernador Militar de Cádiz. Además de un héroe de la Cruzada era un “cartagenero de pro”, marrajo, Hermano Mayor de la Cofradía de Jesús Nazareno, Presidente del Patronato de la “Gota de leche” de la Casa del Niño, etc. Todo un personaje del Régimen en Cartagena y fuera de ella. Además, su esposa fue condecorada con la “Gran Cruz de la Beneficencia”, por "su caritativa obra durante la contienda" "....Resulta relevante la presunta implicación en esta trama de reconocidas personas afectas al Régimen, como el hijo y la hermana de López Pinto; el Director del Consejo Ordenador y ex-alcalde franquista de Cartagena Luis de Vial y Diestro; o el Director del Banco Mercantil, el falangista Pedro Roig"

Texto recogido íntegramente de "Cartagena 1939-44: falangistas, republicanos y espías, en medio del hambre, la represión y la II Guerra Mundial". Autor :Antonio Martinez Ovejero. Publicado en Cartagena Histórica (Ediciones Aglaya, Monográfico nº34, marzo 2008).

El 26 de julio de 2010 el diario La Verdad publica un artículo titulado "José López Pinto, Artillero y Marrajo", en el que se ofrece una versión "maquillada" del general franquista. El día siguiente, 27 de julio de 2010, el Presidente de la Asociación Memoria Histórica de Cartagena se dirige por carta al director de La Verdad, comunicación que reproduzco a continuación :

A propósito del general López Pinto.


Estimado Sr. Director del periódico La Verdad

En respuesta y aclaración, del articulo aparecido en su diario el pasado 26 de Julio 2010, Titulado José López-Pinto, Artillero y Marrajo, desde mi punto de vista, se publican verdades a medias, tergiversando el papel en la historia de López- Pinto.

Diario La Verdad. Textual: En 1931 fue destinado a Granada y en noviembre a Murcia, ascendiendo a general de brigada al año siguiente, siendo nombrado en 1934 gobernador militar de Cartagena. El Ayuntamiento solicitó el relevo de López Pinto como gobernador militar el 28 de febrero de 1936.

Aclaración: Después del triunfo del frente popular el 22 de febrero de 1936, se produce en Cartagena, una manifestación de más de 15.000 ciudadanos, la más importante registrada en nuestra ciudad hasta ese momento, que acompaña a la reposición del Ayuntamiento, pide al Gobierno democrático de la República, la libertad de los presos políticos y sociales y la separación de sus cargos, por considerarlos enemigos de la democracia, del primer Jefe de la Base Naval, Contralmirante Cervera y del Gobernador militar de la plaza José López-Pinto.

Diario La Verdad. Textual: Marchando a Cádiz donde el 18 de Julio 1936, siguiendo las órdenes del general Queipo de Llano declaró el estado de guerra. Dominó la sublevación del Arsenal de la Carraca.

Aclaración: ¿Que sublevación?. Los militares que defendían el Arsenal de la Carraca, eran fieles al gobierno democrático de la República Española, y solo generales como Franco, Queipo de Llano, López Pinto etc. etc. pese a jurar lealtad al gobierno y a una bandera traicionaron a la misma y sometieron a este país en un baño de sangre.
López Pinto, declaró el estado de guerra en Cádiz y su provincia. Se apodero del Gobierno Civil. Reprimió con brutalidad la resistencia ofrecida por el Arsenal de la Carraca y extendió la violenta ocupación a los pueblos de la provincia de Cádiz y algunos de la de Málaga, dando muerte a niños, ancianos mujeres y enfermos.

Diario La Verdad. Textual: Por orden de Franco se incorporó al mando de la 6ª División Orgánica de Burgos. Los años siguientes de la guerra civil continuó en el frente del Norte.

Aclaración: En el frente Norte, recibiendo órdenes del general Franco, dirigirá las operaciones militares que extenderá el terror a Bilbao (17 de Junio 1937) y Santander (27 de Agosto 1937).

Diario La Verdad Textual: López-Pinto fue hermano mayor marrajo, entre los años 1917-1924

Parece ser práctica común, en las cofradías de Semana Santa de Cartagena el tener en su seno y al mismo tiempo homenajear a personas, golpistas y anti demócratas, solamente cito 2 casos:

* López Pinto. Hermano Mayor Marrajo
* Francisco Franco. Medalla de Honor de la Cofradía California.

Si más se despide atentamente,

Enrique Jesús Nicolás Paredes
Presidente, Asociación Memoria Histórica de Cartagena.




general Jose Lopez-Pinto.jpg
General López Pinto.
general Jose Lopez-Pinto.jpg (13.42 KiB) Visto 1961 veces
"En la oscuridad, el jinete experto suelta las riendas y confía en su montura"

Avatar de Usuario
jomaq
Agregado
Agregado
Mensajes: 29
Registrado: Dom 10 Feb 2019 9:03
Titulación: Mecánico

Re: CARTAGENA

Mensaje por jomaq » Mar 19 Mar 2019 18:32

Benito Sacaluga escribió:
Lun 18 Mar 2019 18:45
Ya lo creo que se equivocó Azaña:

El General de División de Artillería, José López Pinto, muerto súbitamente en 1942, mientras ostentaba el cargo de Capitán General de la VI Región Militar (Burgos), estaba considerado como uno de los adalides y promotores de la sublevación militar del 18 de julio, siendo Gobernador Militar de Cádiz. Además de un héroe de la Cruzada era un “cartagenero de pro”, marrajo, Hermano Mayor de la Cofradía de Jesús Nazareno, Presidente del Patronato de la “Gota de leche” de la Casa del Niño, etc. Todo un personaje del Régimen en Cartagena y fuera de ella. Además, su esposa fue condecorada con la “Gran Cruz de la Beneficencia”, por "su caritativa obra durante la contienda" "....Resulta relevante la presunta implicación en esta trama de reconocidas personas afectas al Régimen, como el hijo y la hermana de López Pinto; el Director del Consejo Ordenador y ex-alcalde franquista de Cartagena Luis de Vial y Diestro; o el Director del Banco Mercantil, el falangista Pedro Roig"

Texto recogido íntegramente de "Cartagena 1939-44: falangistas, republicanos y espías, en medio del hambre, la represión y la II Guerra Mundial". Autor :Antonio Martinez Ovejero. Publicado en Cartagena Histórica (Ediciones Aglaya, Monográfico nº34, marzo 2008).

El 26 de julio de 2010 el diario La Verdad publica un artículo titulado "José López Pinto, Artillero y Marrajo", en el que se ofrece una versión "maquillada" del general franquista. El día siguiente, 27 de julio de 2010, el Presidente de la Asociación Memoria Histórica de Cartagena se dirige por carta al director de La Verdad, comunicación que reproduzco a continuación :

A propósito del general López Pinto.


Estimado Sr. Director del periódico La Verdad

En respuesta y aclaración, del articulo aparecido en su diario el pasado 26 de Julio 2010, Titulado José López-Pinto, Artillero y Marrajo, desde mi punto de vista, se publican verdades a medias, tergiversando el papel en la historia de López- Pinto.

Diario La Verdad. Textual: En 1931 fue destinado a Granada y en noviembre a Murcia, ascendiendo a general de brigada al año siguiente, siendo nombrado en 1934 gobernador militar de Cartagena. El Ayuntamiento solicitó el relevo de López Pinto como gobernador militar el 28 de febrero de 1936.

Aclaración: Después del triunfo del frente popular el 22 de febrero de 1936, se produce en Cartagena, una manifestación de más de 15.000 ciudadanos, la más importante registrada en nuestra ciudad hasta ese momento, que acompaña a la reposición del Ayuntamiento, pide al Gobierno democrático de la República, la libertad de los presos políticos y sociales y la separación de sus cargos, por considerarlos enemigos de la democracia, del primer Jefe de la Base Naval, Contralmirante Cervera y del Gobernador militar de la plaza José López-Pinto.

Diario La Verdad. Textual: Marchando a Cádiz donde el 18 de Julio 1936, siguiendo las órdenes del general Queipo de Llano declaró el estado de guerra. Dominó la sublevación del Arsenal de la Carraca.

Aclaración: ¿Que sublevación?. Los militares que defendían el Arsenal de la Carraca, eran fieles al gobierno democrático de la República Española, y solo generales como Franco, Queipo de Llano, López Pinto etc. etc. pese a jurar lealtad al gobierno y a una bandera traicionaron a la misma y sometieron a este país en un baño de sangre.
López Pinto, declaró el estado de guerra en Cádiz y su provincia. Se apodero del Gobierno Civil. Reprimió con brutalidad la resistencia ofrecida por el Arsenal de la Carraca y extendió la violenta ocupación a los pueblos de la provincia de Cádiz y algunos de la de Málaga, dando muerte a niños, ancianos mujeres y enfermos.

Diario La Verdad. Textual: Por orden de Franco se incorporó al mando de la 6ª División Orgánica de Burgos. Los años siguientes de la guerra civil continuó en el frente del Norte.

Aclaración: En el frente Norte, recibiendo órdenes del general Franco, dirigirá las operaciones militares que extenderá el terror a Bilbao (17 de Junio 1937) y Santander (27 de Agosto 1937).

Diario La Verdad Textual: López-Pinto fue hermano mayor marrajo, entre los años 1917-1924

Parece ser práctica común, en las cofradías de Semana Santa de Cartagena el tener en su seno y al mismo tiempo homenajear a personas, golpistas y anti demócratas, solamente cito 2 casos:

* López Pinto. Hermano Mayor Marrajo
* Francisco Franco. Medalla de Honor de la Cofradía California.

Si más se despide atentamente,

Enrique Jesús Nicolás Paredes
Presidente, Asociación Memoria Histórica de Cartagena.





general Jose Lopez-Pinto.jpg
Sr. benito,
yo entre al servicio militar el mes de Marzo de 1961 en el regimiento de artilleria en cartagena y habia un coronel jefe del regimiento, que era José Lopez Pinto y Gomez, ¿ era hijo de aquel general ?
solo es curiosidad
gracias

Avatar de Usuario
Benito Sacaluga
Capitan
Capitan
Mensajes: 3140
Registrado: Mar 13 Abr 2010 10:24
Titulación: Otros
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: CARTAGENA

Mensaje por Benito Sacaluga » Mar 19 Mar 2019 20:12

Hola jomaq,

Según M.Ovejero, la Brigada Político Social y el SIM ( Servicio de Información Militar), el general López Pinto tenía dos hijos, José y Dolores (conocida por Lolita), ambos catalogados como contrarios al "Movimiento". José era capitán de artillería en 1943, en uno de los informes de comisario Caballero Párraga sobre el hijo de López Pinto se dice textualmente:

« […] que esta organización cuenta con el Capitán de Artillería de guarnición en Cartagena Don JOSÉ LÓPEZ PINTO, hijo del General fallecido, el que también tiene una hermana llamada Lolita, que no se recata de hablar en contra de nuestro Glorioso Movimiento, y de nuestro invicto Caudillo […] ».


Si en 1943 el hijo de López Pinto era capitán de artillería destinado en Cartagena es posible que en 1961 fuese Coronel. No te puedo asegurar que se trate de la misma persona, pero es más que posible, vamos que yo diría que tu coronel era el hijo del general López Pinto.

Saludos.
"En la oscuridad, el jinete experto suelta las riendas y confía en su montura"

Avatar de Usuario
Benito Sacaluga
Capitan
Capitan
Mensajes: 3140
Registrado: Mar 13 Abr 2010 10:24
Titulación: Otros
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: CARTAGENA

Mensaje por Benito Sacaluga » Mar 19 Mar 2019 20:35

Hola jomaq,

Te preguntarás, os preguntaréis, la razón por la cual si el hijo de López Pinto no comulgaba con los principios del Movimiento, y su posición era conocida por el SIM, siguió carrera cuando lo normal en esos años 40 era que le hubiesen fulminado sin contemplaciones.

Pues bien, todo parece indicar que el mismísimo Franco le echó una mano. En 1943 se organizaron en Cartagena varios grupos antifranquistas. La investigación acerca de la actividad de los militares y ex-militares de la Base Naval constituyó pues una fijación permanente para la Brigada Político-Social y el Servicio de Información Militar (SIM) en Cartagena.

En mayo de 1943, el Comisario de Policía, Matías Caballero Párraga, envía al Director de la Seguridad del Estado (DGS), un Resumen del Informe acerca de la situación de Cartagena. Dado el alcance de su contenido y las personas implicadas, el Director de la Seguridad decide ponerlo en manos del Jefe del Estado, de Franco, fuera del circuito oficial habitual de las informaciones decenales de la DGS. Franco no sólo lo leyó sino que, de su puño y letra, hizo sobre el texto anotaciones y comentarios, con instrucciones muy precisas, que se conservan en el documento original, en los fondos de la Fundación Francisco Franco. (Ahora es imposible consultar el documento ya que el archivo de la FNFF está "temporalmente" cerrado.)

Por tanto cabe suponer (seguro) que entre las "instrucciones precisas" anotadas por Franco en el Informe de Caballero Párraga estaba la de "tolerar" al hijo de López Pinto y a hermana de éste.

Saludos.
"En la oscuridad, el jinete experto suelta las riendas y confía en su montura"

Responder