Lukigorria y amigos todos

Un buen sitio para la tertulia y comentario distendido y amable sobre acontecimientos presentes e incluso pasados.
Responder
Rigel
Segundo
Segundo
Mensajes: 325
Registrado: Dom 30 Nov 2003 13:57

Lukigorria y amigos todos

Mensaje por Rigel » Vie 16 Ene 2004 19:13

Queridos amigos Luki, Patache y contertulios, tenemos que dinamizar nuestro PUB contando batallitas de otra época ya lejana pero no menos llena de humanidad—para algo se ha creado el grupo dentro del Foro—la siguiente historia, verídica, cuenta como a veces cumplir con tu sagrada obligación resulta enojosa. No lo digo por mí, sino por un honesto y joven funcionario en la figura del Vista de Aduanas. La verdad es que no sé los papeles o documentos que actualmente se llevan a bordo con respecto a la carga, pero antiguamente la carga iba detallada en un documento sellado en el Consulado llamado “Manifiesto de Carga”, todo lo que no figuraba en él se consideraba contrabando y por supuesto sancionado. Ahí va.
Londres 1963, muelle West India Docks, carga general para la península, primer puerto descarga Bilbao. Visita diaria a los consignatarios en la famosa y legendaria Leadenhall St. y de paso disfrutar de esta magnífica City con la mente clara y el deber cumplido, por algo era el "viejo"y nadie me impedía ausentarme de a bordo. Pero un día me chafan la visita al National Portrait Galery y me llevan a la Embajada de España, me recibe el secretario junto con el agregado militar y me dicen:
“ Capitán reserve un espacio especial y seguro en sus bodegas, pues recibirá unas cajas que van dirigidas a la Casa Civil de su Excelencia el jefe del Estado y que contienen diversos muebles y objetos, en Bilbao se hará cargo del envío la Comandancia de Marina”.
Muy solicito dije "Sin problemas, me haré cargo de la estiba personalmente".
Momento de la salida y entrega de papeles, vistazo preceptivo y me doy cuenta que la partida de S.E. no figura en el Manifiesto de Carga, mosqueo, también preceptivo, y lo hago saber al representante de la Embajada, también presente en mi despacho, y que había venido a comprobar el buen estado de la valiosa carga, contestación: "No es cosa suya, Capitán, Vd lo lleva y se acabó" -- "Muchas gracias, así lo haré". Y con práctico a bordo, largamos amarras.
Llegada al muelle en Bilbao, empieza la descarga y el vista de Aduanas, un jovencito recién salido, viene a mi camarote muy enojado y esgrimiendo el Manifiesto de Carga, me dice: “Ordene parar la descarga hasta que vea claro una partida que no figura, y como así sea le va caer el pelo". En ese momento un teniente de navío al mando de una patrulla y un camión de Fuerzas Navales, entra a continuación en mi camarote y le digo con la tranquilidad del limpio de culpa:
" Oficial, este señor vista de Aduanas con el poder que le confiere la ley acaba de ordenar parar la descarga y a punto de confiscar la partida de la Casa Civil su Excelencia el Jefe del Estado".
Quince minutos después el muelle se llenó de coches oficiales, Gobernador Civil, Gobernador Militar, Comandante de Marina, Coronel de la Guardia Civil, Jefe de Aduanas y muchos más. Solamente les faltó hacer ellos la descarga.
¡Ah! se me olvidaba, pregunté días después por el inexperto y cumplidor Vista y me dijeron algo de un puesto fronterizo en los Pirineos vigilando los rebaños de cabras de contrabando.
Ánimo Lukigorria cuenta tu historia del robo de pintura, será interesante, sigo sin noticia del amigo Chús e impaciente por ver la foto del pescado. Un abrazo a todos vosotros, sin “metapasmos”

Lukigorria
Of. Máquinas
Of. Máquinas
Mensajes: 167
Registrado: Mar 02 Dic 2003 14:46

Daños Colaterales

Mensaje por Lukigorria » Lun 02 Feb 2004 18:29

Queridos Rigel y demás contertulios:
He estado un poco apartado del PUB, por los "Daños Colaterales" que he sufrido en la persona de mi querida "Compañera", vamos, creo que lo moderno es llamarla así, por que al parecer llamarle "Señora" parece que resulta un tanto cursi, y lo de "mi mujer" según dice mi hija resulta un tanto machista, en fin que la glándula Tiroides ha comenzado a renquearle, y he pasado una temporada dando vueltas entre discípulos de Hipócrates. Parece que las cosas empiezan a ir mejor, así que al hilo de lo que decía Iñigo que hacían contra los piratas allá por Singapur, os contare lo de Colombia.
Hubo un tiempo durante el un par de barcos de la Vascongada-Bilbaína hacían línea de puertos de Colombia, (Sta.Marta, Cartagena,...) y aparte de tener que tomar precauciones en tierra, había que hacerlo también en el fondeadero. Una de las veces, el baldeo en marcha, guardia reforzada, puertas cerradas y todas las luces de cubierta encendidas, salió el marinero a dar su ronda mientras sus compañeros jugaban una partida, el tercer Oficial, en el puente, corregía cartas, y el "Viejo" y el Jefe se tomaban un Güisquicito en el camarote del Jefe. Como os decía el marinero salió a hacer su ronda, pero dos horas mas tarde no había vuelto, justo entonces el "Tercero" se dio cuenta de que algo no iba bien, así que llamo al "Viejo", y al instante este, acompañado del valiente Jefe se lanzo a cubierta dispuesto a averiguar lo que ocurría.
Os podéis imaginar, despacio... mirándolo todo... tropezando con todos los cancamos de cubierta, nuestros aguerridos investigadores dieron dos vueltas completas por cubierta sin encontrar al marinero, hasta que ya en el colmo de la preocupación les pareció ver algo a Pr. y allí que se van.
Al llegar al Castillo se oía, un sonido extraño, así que ni cortos ni perezosos, nuestros héroes, subieron al Castillo, os puedo asegurar que el Jefe iba próximo a "ensuciarse", cuando vieron un bulto que se movía algo. Allí estaba nuestro buen Muñiz amarrado al molinete cual moderno Jesucristo, muerto de miedo, cuando pudo articular palabra señalo el costado y pudo decir :" Por ahí", y efectivamente por allí se marchaba un lanchón con toda la pintura del pañol de PR., que habían sacado por el tambucho mientras los aguerridos héroes se paseaban por cubierta, eso si el marinero se vio obligado a ayudarles en silencio a sacar los botes del pañol, y al acabar la faena lo amarraron al molinete en tanto se marchaban.
Como veis las cosas no siempre se pueden prever, afortunadamente no hubo que lamentar mas daños que los puramente económicos y las bromas de alguno de los inspectores al que la historia le parecía "divertidísima".
Supongo que las cosas habrán cambiado y ya no habrá estos problemas.
Un fuerte abrazo a todos, en especial a mi amigo Rigel y demas contertulios.
Por cierto podeis tomaros un Güisquicito,"la casa paga"
:wink: Lukigorria

Rigel
Segundo
Segundo
Mensajes: 325
Registrado: Dom 30 Nov 2003 13:57

Robo

Mensaje por Rigel » Mié 04 Feb 2004 19:26

Amigo Lukigorria, cuánto me alegra que por fin hayas roto tu justificado silencio después de la preocupación previa y durante los desarreglos arreglados de tu “compañera”—naturalmente de toda la vida—a la mía también la llevé a la ITV y con algunos arreglitos me la han autorizado para dos años más, a mi la próxima para el desguace o venta por piezas.
A propósito de robos tuvimos uno con final feliz en el puerto de Barcelona a finales de los cincuenta, cuando por la noche era toda tranquilidad y oscuridad, pues recordarás que exceptuando los buques de Ibarra todos los demás estábamos más oscuros que la sotana de un cura. En el castillo de proa y sobre un enjaretado y por estribor lucíamos desde esa misma tarde una flamante y crujiente estacha orgullo del contramaestre—hubiera preferido guardarla en el pañol—que salía majestuosa toda limpia desde la proa, y en largo, a un noray del muelle. Teníamos noticias que una serie de chorizos pululaban por el puerto muy adiestrados en el arte del robo indiscriminado, por lo tanto dejamos de guardián a un viejo mozo de cubierta, antiguo pescador de Garrucha, y gran cumplidor de su deber, era una especie de búho sentado con los ojos abiertos sin pestañear, pasábase toda la noche bajo una lámpara opaca escudriñando la oscuridad y escuchando el clip-clop del agua contra la piedra del muelle, pero esta noche el clip-clop le pareció no arrítmico y levantándose de su taburete se asomó por estribor y vio en la oscuridad un pequeño bote que se acercaba a la proa, volvió al costado del muelle y con sus ojos de búho atinó un bulto que trepaba por la estacha nueva. Inmediatamente despertó al primer oficial y a mí que tenía el camarote contiguo, el primero era de Barrica y con todos los respetos y cariños más bruto que un arado, en su camarote exhibía orgulloso una foto echándose una gran piedra al hombro, casi ná. Pues bien, cuando silenciosamente llegamos a proa el individuo que había trepado desde el muelle estaba largado estacha desde la bita por la amura a un bote debajo mismo, entonces con una llave magistral el primero inmovilizó y silenció al chorizo, mientras el viejo y yo seguimos largando estacha por la proa, como si nada hubiera pasado, debido a las dimensiones del bote solo podía llevar un determinado peso, y llegó el momento en que los dos individuos que iban estibando la estacha en el bote dijeron en voz baja—vale ya, corta que ya hay suficiente—pero nosotros seguimos largando, largando..., hasta que gritaron--¡¡¡PARA, que nos vas a echar a pique!!!—y así fue. El resto te lo figuras, gran revuelo en el muelle, capas de carabineros, pescar a los individuos como pollos mojados...., y ya puestos nos fuimos a un chiringuito cercano que acababa de abrir y nos tomamos sendos carajillos.
Un abrazo amigo Lukigorria y saludos a todos los posibles lectores.
Juan mal llamado Rigel.

Responder