Otra puerta

Son curiosas las demandas de los aguerridos norteamericanos y los casos que tienen que lidiar sus juzgados. Manuel nos pasa el enlace a esta sentencia en EEUU

En su luna de miel en el crucero Fascination, Mark y su esposa Julie fueron a tomar fotos del atardecer en una cubierta exterior. Era un día ventoso, y para salir a la cubierta exterior la pareja tenía que abrir una pesada puerta de metal.

Julie abrió la puerta pero tenía problemas, así que Mark agarró la puerta por el borde y la mantuvo abierta. Una vez que él entró por la puerta, empezó a soltarla pero la puerta se cerró de golpe antes de que pudiera sacar la mano cortandole el quinto dedo de su mano derecha.

Mark demando a Carnival alegando la falta de advertencia de un peligro y por un mantenimiento negligente de la puerta. El tribunal de distrito falló que Carnival no tenía ningún deber de advertir nada porque no había pruebas de que estuviera al tanto, real o constructivamente, de la condición peligrosa de la puerta y porque el peligro era visible y obvio.

El tribunal de distrito sostuvo que las condiciones de viento y la pesada puerta eran visibles y obvias para una persona razonable. Además, una persona razonable habría usado la manija de la puerta en lugar de sostenerla por el borde, como hizo Mark. Dando la razón a Carnival.

Es su apelación Mark argumentaba que el peligro relevante no es el viento, o la puerta pesada, sino más bien el riesgo de que el viento hiciera que la puerta se cerrara tan fuerte y tan rápido para cortarle un dedo.

Basándose en eso y que en otras ocasiones Carnival colocaba en cubierta carteles de “Peligro por fuertes vientos” el juzgado afirma el fallo del tribunal de distrito a favor de Carnival con respecto a la falta de mantenimiento de la reclamación, pero no con respecto a la reclamación de falta del deber de advertir.

Nos falta saber cuanto sacará Mark por su dedo razonablemente perdido, recordar que la neozelandesa Lisa Spearman, tripulante que sufrió un accidente en la mano con una puerta estanca saco 20.3 millones de indemnización.

Esta entrada fue publicada en Accidentes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pregunta Anti-Spam y robots: